Coronas Dentales

Las Coronas Dentales son un tratamiento dental que tiene utilidades estéticas y funcionales, y que consiste en una especie de funda con forma de diente que se coloca sobre un diente natural del paciente con el fin de sustituirlo a todos los efectos. Dicho de otra forma, una corona dental es prácticamente un “diente nuevo” que se encaja sobre el diente natural. Tienen algunas similitudes con las carillas dentales, pero realmente son tratamientos diferentes con varias diferencias de peso entre ambos.

Coronas Dentales 2

Las coronas dentales constituyen un tratamiento estético (puesto que sustituyen visualmente a los dientes naturales del paciente), pero además y a diferencia de las carillas, también suponen un tratamiento funcional, ya que la corona dental refuerza el diente por lo que además de hacerlo más bonito, se convierte en un diente más “útil”.

Suelen utilizarse sobre todo en los dientes posteriores (los más ocultos), es decir, en los premolares y molares, puesto que son los dientes más utilizados en la masticación y por tanto, más expuestos al desgaste y más necesitados de una gran firmeza.

Las coronas dentales pueden fabricarse con diversos materiales, aunque los más utilizados son la porcelana, el metal y el zirconio o circonio.

¿Cómo se coloca una Corona Dental?

Tal y como se puede ver en las imágenes, una corona dental tiene un espacio hueco, el cuál sirve para encajarla en un diente natural. Para que el diente pueda meterse dentro de la corona, es necesario tallarlo para reducir su tamaño.

En el proceso de colocación de la corona, el dentista pondrá anestesia local en la zona y procederá a limar el diente y cuando ya haya reducido su tamaño lo suficiente, tomará medidas y con ellas se fabricará una corona dental específica para ese diente. Una vez fabricada y preparada, la corona se fijará fuertemente al diente tallado y el paciente podrá olvidarse de que lleva una corona y utilizar su nuevo diente de manera totalmente normal.

 ¿Para qué sirven las Coronas Dentales?

Una corona dental tiene los mismos usos que pueden tener las carillas dentales (todos estéticos), pero además pueden utilizarse para otros fines más funcionales como pueden ser:

  • Reforzar dientes: Si un diente está demasiado debilitado o es demasiado pequeño, el uso de las carillas no sería adecuado, ya que sólo tienen utilidad estética y se limitan a cubrir una parte del diente. En este caso, las corona dental es un tratamiento ideal que para el paciente supondría un tener un auténtico “diente nuevo”, más grande, más fuerte y más bonito.
  • Cubrir la falta de dientes: Si un paciente tiene un espacio muy grande entre dos dientes, debido a que ha perdido el diente que se encontraba entre ambos, es posible recuperar ese diente perdido mediante la colocación de implantes dentales en los que posteriormente se pondrán coronas. También se podrían recuperar dientes mediante una “triple corona” (un puente dental) colocado sobre los dientes que sí están (previamente tallados) o sobre otros implantes en caso de necesidad. Algo similar a lo que aparece en la imagen:

Puente DentalCorresponde al dentista valorar el uso de las coronas dentales según el caso y circunstancias del paciente. Es posible que se utilicen carillas y coronas para la dentadura de un paciente según el diente concreto a tratar, y también que se combinen varios tipos de coronas dentales según el caso, ya que cada corona se ajusta a un diente específico.

Tipos de Coronas Dentales:

Las coronas, al igual que las carillas dentales, suelen clasificarse según el material con el que se fabrican. Podemos encontrar principalmente 5 tipos de coronas:

  • Metal: Están fabricadas exclusivamente con metal, lo que tiene la ventaja de que son seguramente las más duras y las que mejor resisten al desgaste, pero la desventaja de quedar poco vistosas entre los demás dientes. Por eso cuando se utilizan suelen hacerse en los dientes posteriores y nunca en los dientes más visibles al hablar o sonreír.
  • Metal-Porcelana: Estas coronas se fabrican fundiendo porcelana sobre metal, por lo que vienen a ser algo así como las coronas de metal con una capa de porcelana similar a la usada en las carillas de porcelana. Esto hace que sean más estéticas, pero tienen la desventaja de que son menos fuertes y pueden romperse o astillarse por el uso. Otro inconveniente es que puede quedar una pequeña línea de color metal entre el diente y la encía, sobre todo si la propia encía se desplaza y deja más diente a la vista.
  • Porcelana: Es un tipo de corona dental más natural que las anteriores (metal-porcelana) pero menos resistente que estas. Por eso, se utilizan casi exclusivamente en dientes delanteros, que tienen más necesidades estéticas y no intervienen tanto en la masticación como los molares y premolares.
  • Zirconio (o circonio): Sin duda son las coronas dentales que mejores resultados ofrecen en relación estética-resistencia. Pero esto hace que también sean las más caras.
  • Composite: Esta es la última opción para bolsillos más ajustados. Se puede realizar una corona dental con la misma resina que se realizan los empastes (composite) de forma parecida a las carillas de composite, pero cubriendo todo el diente. Son las menos resistentes y se desgastan más fácilmente. Por eso, consideramos que son una opción temporal hasta que el paciente pueda ponerse coronas de otro tipo.

Precio de las Coronas Dentales:

Para poder establecer un presupuesto no basta con saber cuánto cuestan las coronas dentales, hay que tener en cuenta varios factores para poder valorar el tratamiento, como son el número de coronas a colocar, el tipo de coronas, si se va a realizar algún otro tratamiento complementario…

El precio de cada corona dental dependerá principalmente del material con que se fabriquen. Las de metal-porcelana pueden costar alrededor de 250€. Las de zirconio y las de porcelana rondan los 400€. Las de metal y composite se utilizan menos, pero son más baratas que las anteriores.

Estos precios suponen una media acorde con clínicas dentales de España, y corresponden a cada corona dental de manera individual.