Diferencia entre Coronas y Carillas Dentales

Una de las soluciones más utilizadas en estética dental es la de cubrir los dientes con coronas o con carillas dentales y así sustituir con ellas los dientes originales que normalmente suelen estar gastados, fracturados, con manchas o que directamente han perdido su color blanco. Vamos a analizar las diferencias principales que podemos encontrar entre ambas, pero primero vamos a ver lo que son:

Las carillas dentales son algo así como unas “pegatinas” de composite o porcelana, que se fijan al diente por su parte frontal y lo hacen lucir más bonito. No vamos a entrar más en detalle sobre ellas, ya que puedes ampliar toda la información sobre las carillas dentales pinchando AQUÍ. En la siguiente imagen puedes ver una carilla dental de porcelana.

Carillas Dentales

Las coronas dentales son otra posibilidad estética parecida a las carillas, aunque algo más compleja y “contundente” por decirlo así. Se trata de unas fundas completas que se colocan sobre los dientes tallados y reducidos previamente con el fin de sustituirlos de manera íntegra. De esta forma se puede decir que directamente una corona dental es un diente nuevo fabricado con el fin de encajarlo y fijarlo justo encima del original y así sustituirlo a todos los efectos. En la siguiente imagen puedes apreciar un ejemplo de corona dental.

coronas dentales 1

¿En qué se diferencian las coronas de las carillas dentales?

Aunque estos dos tratamientos dentales son relativamente parecidos, ya que consisten básicamente en pegar un “nuevo diente” o porción a otro diente original que lo necesita, también existen una serie de diferencias entre las coronas y las carillas dentales:

1.- Tamaño: Las carillas dentales son más pequeñas y cubren menos espacio de diente (sólo la parte frontal) que las coronas (el diente al completo).

2.- Tallado del diente: Las carillas sólo necesitan un tallado de entre 0,5 y 0,7 mm del diente para compensar su grosor y no verse demasiado grandes. Las coronas por el contrario requieren una mayor reducción del diente original, que puede llegar a los 2 mm. Esto hace que el proceso de tallado sea más complejo y largo, aunque en ambos se utiliza anestesia local para evitar dolores en el paciente.

3.- Material: Las carillas dentales sólo se fabrican en porcelana (o composite, directamente sobre el diente). Las coronas dentales pueden tener tres composiciones diferentes de material: Solo porcelana, porcelana y metal, o solo metal.

4.- Fijación: Las carillas se fijan directamente sobre el diente de manera definitiva y no hay forma de probarlas antes. Las coronas en cambio tienen la ventaja de que pueden fijarse de manera provisional para que el paciente pueda probarlas durante un tiempo y después volver al dentista y fijarlas definitivamente.

5.- Utilidad: Las carillas dentales son una solución exclusivamente estética. Las coronas en cambio son una solución estética y además funcional, puesto que refuerzan el diente y lo hacen más fuerte para masticar y aguantar lo que sea.

6.- Dientes en los que se usan: Teniendo en cuenta el punto anterior, podemos entender mejor que las carillas sólo se utilizan en los dientes más externos (los que más se ven). Las coronas dentales en cambio, se utilizan en cualquier diente, sobre todo en los dientes premolares y molares, puesto son los que más van a intervenir en el masticado y por tanto los que más fuertes y reforzados deben estar.

Estas son las principales diferencias entre las coronas y las carillas dentales, pero siempre debes tener en cuenta que es el dentista el que mejor te puede aconsejar sobre lo que más conviene a tu estructura dental y mejor se ajusta a los resultados que quieres conseguir.

Por ejemplo, si tienes un diente frontal demasiado debilitado y con un tamaño muy reducido, aunque sea un diente frontal seguramente convenga utilizar una corona y no una carilla, ya que además de lucir bonito debe reforzarse. También hay que tener en cuenta que la carilla no podría fijarse de manera adecuada a un diente demasiado debilitado.

Dicho esto, los dos tratamientos se pueden combinar perfectamente, pues cada diente concreto debe ser analizado individualmente y aunque el resultado es en el conjunto de toda la dentadura, la aplicación del tratamiento (ya sean coronas o carillas) se prepara para cada diente de manera individual. Por eso en ocasiones se puede combinar el uso de carillas y coronas para conseguir la dentadura deseada.

A continuación tienes más información sobre las coronas dentales.