Diferencias entre las Carillas de Composite y Porcelana

Las carillas dentales se clasifican según el material en que se son fabricadas, que puede ser porcelana o composite. Realmente las dos pueden ofrecer resultados muy buenos, pero también hay que tener en cuenta una serie de diferencias que hacen que unas se ajusten mejor que otras a las necesidades de los pacientes.

Diferencias ente Carillas de Composite y PorcelanaImagen: stockimages

Aunque corresponde al dentista evaluar las características de los dientes del paciente y aconsejarle un tipo de carilla dental u otro, sí convendría que los propios pacientes conociesen las diferencias que existen entre las carillas de composite y las de porcelana, para ayudarles a tomar una decisión junto a los consejos de sus dentistas.

Por eso, aquí te dejamos las principales diferencias que puedes encontrar entre las carillas de composite y las de porcelana:

1.- Fabricación: Las carillas de composite se fabrican directamente sobre el diente natural. El dentista va aplicando diferentes capas de esta resina especial sobre el diente, y le va dando forma hasta que queda perfecto y la carilla lo recubre correctamente. En cambio, las de porcelana deben ser fabricadas en un laboratorio una vez tomadas las medidas y recogidos los datos oportunos.

2.- Colocación: Las de composite se colocan directamente sobre el diente al mismo tiempo que son fabricadas, y esto se puede hacer en una solo sesión. Las de porcelana requieren un tallado del esmalte dental previo, después una toma de medidas, y una vez fabricadas, se procede a su colocación una a una. Esto hace que las de porcelana requieran al menos dos sesiones de colocación.

3.- Duración: Las carillas de composite duran menos tiempo sin deterioros. Normalmente pueden aguantar entre 2-5 años antes de comenzar a perder color o erosionarse por el uso. Las carillas de porcelana en este sentido son más duraderas, ya que resisten mucho mejor la abrasión y el cambio de color, por lo que suelen durar entre 15-20 años.

4.- ¿Definitivas?: Las carillas de composite son totalmente reversibles, ya que pueden retirarse y devolver al diente a su estado natural antes de ser colocadas. Esto hace que se puedan utilizar de forma provisional por ejemplo mientras se espera colocar otro tipo de carillas. Las carillas de porcelana tradicionales, una vez que se ha tallado el diente no tienen vuelta a atrás, ya que si se retirasen el diente quedaría más pequeño. Esto hace que las de porcelana sean irreversibles y para toda la vida. Aun así hay algunas carillas de porcelana que tienen la ventaja de que no requieren el tallado dental como es el caso de las Lumineers.

5.- Resultados: Las de composite ofrecen unos resultados muy naturales y pasan más desapercibidas por su gran discreción. Además de esto, hay que resaltar que los resultados de estas carillas son menos predecibles, ya que es el dentista el que las va moldeando sobre la marcha. Las de porcelana, aunque también dan unos resultados naturales, ofrecen la posibilidad de crear una sonrisa mucho más espectacular por su color, brillo, forma, en caso de que el paciente así lo desee. Son las que utilizan los famosos que buscan tener una sonrisa “perfecta” y que llame la atención y levante envidias por su blancura y forma. Sus resultados son más predecibles ya que al fabricarse cada carilla, se pueden probar sobre los dientes del paciente para que pueda observar el resultado antes de que sean pegadas sobre el diente.

6.- Precios: Las carillas de composite son más baratas (unos 100-150€) en cambio las de porcelana pueden encontrarse a partir de unos 400-450€ incluso más dependiendo del tipo de carillas de porcelana elegidas.

Estas son las 6 diferencias principales que puedes encontrar entre ambas carillas. Si lo deseas, a continuación tienes información más detallada sobre los precios de los tratamientos más utilizados en el mercado.