Fundas Dentales

Entre los procedimientos de estética dental por los que más preguntan los pacientes que visitan una clínica, encontramos las fundas dentales. Por su nombre, muchos pacientes tienden a confundir los términos, llamando fundas a las carillas dentales o diferenciando entre fundas y coronas. Realmente no andan muy desencaminados, ya que las carillas estéticas pueden considerarse como pequeñas “fundas” parciales para los dientes, pero no son lo mismo.

fundas dentales

Mientras que las carillas cubren sólo una parte del diente con el único fin de mejorar su estética, las fundas dentales cubren todo el diente al completo, lo que además de mejorar su aspecto, también lo sustituye funcionalmente y lo refuerza para mejorar su uso.

Una funda dental por tanto no es más que una corona dental, llamada con otro nombre algo más intuitivo y cotidiano para el paciente.

Las fundas suelen ser utilizadas para colocarlas en los dientes posteriores (molares y premolares), ya que son dientes que requieren una mayor resistencia debido a que su uso es más repetitivo, puesto que intervienen directamente en la masticación y tienen un mayor desgaste que los incisivos.

¿Cómo se pone una Funda Dental?

Como se aprecia en la imagen, una funda dental viene a ser un diente postizo completo que se colocará a modo de “capuchón” sobre el diente natural, pasando a sustituirlo a todos los efectos.

Para poder colocar las fundas dentales es necesario limar los dientes naturales en los que se vayan a poner con el objetivo de reducir su tamaño y que puedan caber dentro de sus fundas. Una vez reducidos, se tomarán medidas mediante moldes para poder fabricar las fundas en el laboratorio. Cuando estén fabricadas, simplemente se encajarán en sus dientes correspondientes y se fijarán fuertemente a ellos. El resultado será como tener un nuevo diente, que no será otra cosa que la funda dental.

¿Cuándo se utilizan las Fundas?

Las fundas dentales tienen por objetivo mejorar la estética y/o la funcionalidad de los dientes que lo necesiten. Generalmente para los casos en los que sólo se requiere mejorar el aspecto del diente, se opta por las carillas, pero hay ocasiones en las que las carillas no pueden colocarse ya sea por el tamaño (demasiado pequeño) del diente o por la forma del mismo y en esos casos se coloca una funda dental.

Por lo tanto, las fundas dentales se podrán utilizar para corregir los mismos defectos estéticos que corrigen las carillas dentales, pero además se pueden utilizar para conseguir unos objetivos más funcionales, es decir, que mejoren la función natural del diente, como pueden ser:

  • Reforzar el diente: En los casos en los que un diente esté muy debilitado o sea demasiado pequeño, se le podrá colocar una funda para conseguir de esta forma un diente más fuerte y más bonito.
  • Remplazar un diente perdido: Si el paciente sufre la ausencia de algún diente, se puede colocar un implante dental en el hueco afectado y posteriormente fijar una funda a dicho implante. En caso de que haya perdido algún diente, pero los dientes que tiene a ambos lados estén en buen estado, es posible colocar un puente dental, lo que viene a ser una triple funda, siendo la funda del medio la que sustituirá al diente perdido, y las dos fundas de los extremos las que se colocarán sobre los dientes de los lados (tallados previamente) tal y como se ve en la imagen. (Nota: Si no fuese posible colocar el puente dental sobre otros dientes sanos, se podrían colocar implantes dentales en los que fijar el puente).

triple puente dental

Dicho esto, hay que tener en cuenta que cada paciente y cada diente en concreto tiene sus características, por lo que le corresponderá al dentista valorar si un diente requiere carillas o fundas dentales. Es posible que al tratar varias piezas dentales unas lleven carillas y otras fundas.

Tipos de Fundas Dentales:

Los tipos de fundas dependen del material en el que estén fabricadas. A la hora de clasificarlas, podemos encontrar hasta 5 tipos de fundas diferentes:

  • Metal: Estas fundas se fabrican solo con metal. Tienen ventajas y desventajas. Por un lado, son las más resistentes, pero por otro, también resultan las menos estéticas. Por esta razón se utilizan solo en muelas que no estén demasiado a la vista a la hora de hablar o reír.
  • Metal-Porcelana: Son similares a las anteriores, pero para compensar el impacto estético del metal, llevan un recubrimiento de porcelana que ayuda a disimularlas. En los dientes posteriores (los menos visibles) quedan muy bien. El mayor defecto es que es posible que quede una pequeña línea de metal por la zona baja de la funda, justo a la altura de la encía. La porcelana es muy resistente, pero no tanto como el metal, por lo que al tener un uso muy acusado al masticar, es posible que el recubrimiento de porcelana se deteriore.
  • Porcelana: Ofrecen unos resultados muy naturales, pero son menos resistentes que las fundas que llevan metal. Su utilización está más indicada para dientes anteriores que vayan a estar más a la vista y que su uso no necesite de tanta resistencia, como en el caso de los incisivos.
  • Zirconio (o circonio): Se trata de un material muy resistente que además tiene unos resultados muy naturales. Es la mejor combinación buscando la resistencia sin perder estética. Esto hace que las fundas de zirconio sean las más caras.
  • Composite: Las fundas de composite son las más baratas, aunque también las menos resistentes. El composite es una resina especial que suele utilizarse para realizar empastes. Pueden ser una buena opción de forma temporal, pero a la larga sería conveniente utilizar otro tipo de fundas.

Precios de las Fundas:

Aunque el precio de las fundas dentales puede variar mucho en función de diversos factores, siendo el principal el material de fabricación de las mismas, podemos hacer una estimación de los precios entre las distintas clínicas dentales en España para hacernos una idea de cuánto cuesta una funda dental.

Los precios de las fundas según el tipo suelen rondar los 250€ para las de metal-porcelana, y los 400€ para las de porcelana y las de zirconio o circonio que son las que cada vez se utilizan más en el mercado. Las de metal y composite pueden ser más baratas, aunque por lo general se utilizan cada vez menos.

Hay que recordar que estos precios son por cada funda dental individual, por lo que el presupuesto para el tratamiento puede variar bastante en función del número de fundas a colocar.