Puentes Dentales

Cuando un paciente pierde un diente, no tiene que preocuparse en exceso, ya que en el mercado existen varios tratamientos que se presentan como soluciones para “recuperar” el diente perdido. Uno de los tratamientos más utilizados tradicionalmente es el puente dental, que básicamente es una unión de varias coronas dentales que permite arreglar la falta de un diente (o varios) tal y como se puede apreciar en la imagen.

Puente DentalLa foto anterior ilustra perfectamente el mecanismo de funcionamiento de los puentes dentales. Como vemos, el puente de la imagen está formado por tres coronas (también se le conoce como triple corona), siendo cada corona dental un “diente nuevo”, y concretamente la corona del medio la que va a sustituir la ausencia del diente en cuestión.

La colocación de un puente dental es un tratamiento tanto estético como funcional, ya que va a mejorar la imagen de la sonrisa del paciente, pero además va a suponer una utilidad muy grande al dotar al paciente de un nuevo diente con el que poder masticar con mayor facilidad.

Los puentes dentales sólo sirven para cubrir espacios y dientes naturales, pero no solucionan problemas de higiene o salud bucodental, por lo que en caso de que exista una caries por ejemplo, deberá tratarse antes poder colocar el puente.

¿Qué es una corona dental?

Una corona dental básicamente es un diente artificial fabricado a medida para el paciente. La corona está hueca por dentro, ya que se coloca encajándose a modo de “casco” sobre un diente natural previamente tallado. Se utiliza para sustituirlo en caso de que se encuentre roto o debilitado. De esta forma se consigue disponer de un diente nuevo más fuerte un bonito.

coronas dentales 1

¿Cómo se pone un Puente Dental?

El procedimiento de colocación de un puente dental es similar al de una corona o funda dental. La diferencia es que en este caso, realmente se van a colocar varias a la vez, y en varios dientes al mismo tiempo.

El dentista tomará las medidas de la dentadura del paciente mediante unos moldes para poder fabricar el puente dental completo y que éste encaje perfectamente.

El puente consta de tres coronas, dos en los laterales, que están huecas, y una en el centro (tramo dental) que será la sustituta del diente perdido. Las coronas de los laterales deben colocarse sobre los dientes naturales que están a ambos lados del espacio que ha dejado el diente perdido. Para colocarlas, es necesario tallar los dientes naturales del paciente para reducirlos y que de esta forma puedan caber en el espacio hueco de dentro de la corona dental.

Hay casos en los que pueden hacerse puentes dentales formados por más de tres coronas.

¿Cuánto dura un Puente Dental?

La duración va a depender de los hábitos del paciente, aunque en principio un puente dental puede durar toda la vida. Lo que sí se recomienda es realizar una buena higiene bucodental para evitar deterioros por posibles restos de comida incrustados entre las coronas y/o las encías, y también no realizar acciones que puedan poner en riesgo la sujeción del puente dental, como masticar alimentos muy duros o sujetar objetos fuertemente con el puente dental, como por ejemplo sujetar un tapón de una botella para abrirlo.

Precios de los Puentes Dentales:

Para hacernos una idea de cuánto cuesta un puente dental debemos tener en cuenta una serie de variables, ya que no todos los puentes son iguales.

Para empezar, los puentes están formados por coronas, como ya hemos explicado, por lo que dependiendo del número y material de las coronas el precio puede oscilar mucho. Cada corona puede estar fabricada con metal, metal-porcelana, porcelana o circonio. Siendo el metal el más barato y el circonio el más caro.

El precio por corona dental puede oscilar por tanto entre los 250€ y los 500€ en función de si son de metal, porcelana, o circonio. Estos precios son por corona individual, por lo que cuantas más coronas tenga el puente, más caro será. Recordemos que como mínimo, un puente dental está formado por tres coronas.